Naoto Kan: Un empresario sucede al “Kennedy” japonés en la Presidencia

Primera vez en 14 años que el Primer Ministro de Japón no desciende de una estirpe de políticos

Eva González Tokio, Japón, 4 junio, 2010

Se llama Naoto Kan, está casado, tiene dos hijos, es budista, aficionado al Go y, según se dice, bebe lo que cualquier obrero japonés, shochu. También es conocido por su carácter fácilmente irritable, por haber destapado el escándalo de la sangre contaminada con VIH debido a la corrupción del Ministerio de Sanidad cuando lo encabezaba (1986) y por haberse visto envuelto en algún lío de faldas.

El perfil del nuevo Presidente de Japón contrasta con el de su antecesor Yukio Hatoyama, cuarta generación de una saga de políticos, ingeniero pasado por Standford, profesor universitario, político de carrera y aficionado al tenis.

Kan, por el contrario, es hijo de un pequeño empresario y comienza a dedicarse a la política como miembro de un partido ecologista, después de terminar su carrera de física en el Instituto de Tecnología de Tokio y fundar en 1974 su propia oficina de patentes.
Es la primera vez en 14 años que el Primer Ministro de Japón no desciende de una estirpe de políticos.

Naoto Kan, de 64 años, Ministro de Finanzas y, como su antecesor, miembro del Partído Democrático de Japón sucede como Primer Ministro al Yukio Hatoyama al frente del Gobierno que deberá sacar de la crisis al Imperio del Sol Naciente.

A la izquierda: Yukio Hatoyama acepta la dimisión de su gabinete. Créditos: Copyright © Cabinet Secretariat, Cabinet Public Relations Office. A la derecha: Naoto Kan acepta su elección como Primer Ministro de Japón. Copyright © Cabinet Secretariat, Cabinet Public Relations Office.

A la izquierda: Yukio Hatoyama acepta la dimisión de su gabinete. Créditos: Copyright © Cabinet Secretariat, Cabinet Public Relations Office. A la derecha: Naoto Kan acepta su elección como Primer Ministro de Japón. Copyright © Cabinet Secretariat, Cabinet Public Relations Office.

El fracaso a la hora de negociar con EEUU su salida de la base militar de Okinawa parece haber conseguido lo que no logró la quiebra de Japan Airlines y otras empresas japonesas, la dimisión del primer político de izquierdas que llegaba a la presidencia de Japón después de sesenta años de gobiernos conservadores.

No obstante, Kan achaca la dimisión de Hatoyama a que su antecesor no había sido capaz de poner en marcha el programa de medidas para sacar a Japón de la crisis económica que sufre.

El 29 de mayo Hatoyama presentó su dimisión, después de que su índice de popularidad cayera por debajo del 20% y de que Mizuho Fukushima, líder del Partido Social Demócrata anunciara que su formación abandonaba la coalición gobernante.
Fukushima se había negado a firmar el Decreto de reubicación de la base y Hatoyama la había cesado por ello.

El 4 de junio Hatoyama acepta la dimisión de los miembros de su gabinete y Kan era elegido nuevo Primer Ministro tanto por el Parlamento como por la asamblea de Consejeros.

El nuevo Presidente promete un cambio de estilo y al parecer nuevas medidas para luchar contra la crisis.
Entre otras cosas se ha declarado a favor de subir los impuestos al consumo, cuando Hatoyama no era tan partidario de adoptar medidas fiscales, como de generar un crecimiento basado en reformas estructurales y en estimular la demanda interna con respecto a productos y servicios de producción nacional, como la energía verde.

Queda por ver si es capaz de llevarlas a cabo y el pueblo japonés acepta el cambio en las elecciones de julio.

Imagen sobre el titular.- Naoto Kan (Presidente de Japón) en el World Economic Forum.

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO