Laurence Boone, Chief Economist of the OECD, presents the Economic Outlook. Photo: OECD/Victor Tonelli.

Previsiones OCDE: España moderará su crecimiento hasta el 1,6% en 2020 y 2021

El brexit afectará negativamente al sector turístico español

Eva González Paris (Francia), 21 noviembre, 2019

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) estima que el Producto Interior Bruto de España aumentará un 2% en 2019 (un 0,2% menos que en su anterior previsión) y que moderará su crecimiento hasta el 1.6% en 2020 y 2021.

Enfriamiento de la demanda interna, de la inversión y de la creación de empleo

La demanda interna seguirá siendo el principal impulsor de este crecimiento. Pero a medida que el efecto de la demanda acumulada disminuya y el ahorro de los hogares continúe aumentando, el consumo privado se moderará.

© OCDE. Para aumentar la imagen hacer clic en la fotografía.

La OCDE prevé además un moderamiento en la creación de empleo, aunque la tasa de paro continuará disminuyendo aún más hasta el 13,6% en 2021.

La inversión empresarial será menos dinámica que en el pasado, pero se verá respaldada por el uso de la capacidad y condiciones de financiación favorables.

Contribución negativa o neutra al PIB de la exportación neta

La contribución de las exportaciones netas al aumento del PIB será negativa en 2020, en el contexto de un crecimiento más débil del mercado de exportación. La contribución de las exportaciones netas al incremento del PIB español será neutra para 2021.

Menor crecimiento en Europa, un riesgo clave para economía española

Según explica la nota país sobre España del Informe OCDE de Previsiones para la Economía Mundial publicado hoy, uno de los riesgos clave para el aumento del PIB de nuestro país es un crecimiento inferior al previsto en Europa, el principal destino de nuestras exportaciones que se verían reducidas por este motivo.

© OCDE . Para agrandar la imagen hacer clic en la fotografía.

La OCDE alerta además de que el Brexit podría afectar negativamente al sector turístico español.
El crecimiento del consumo podría ser más débil de lo esperado, si la desaceleración en el crecimiento del empleo es más fuerte o si persiste la incertidumbre. Alternativamente, dados los fundamentos sólidos, la inversión podría ser mayor si la incertidumbre disminuye, lo que aumentaría la confianza empresarial.

Conflictos comerciales, debilidad de la inversión empresarial y la persistente incertidumbre política lastran la economía mundial

El Informe de Perspectivas Económicas de la OCDE advierte que conflictos comerciales, la debilidad de la inversión empresarial y la persistente incertidumbre política lastran la economía mundial y aumentan el riesgo de estancamiento a largo plazo.

El informe prevé que el crecimiento del PIB mundial se situará en el 2,9%-3,0% este año (su nivel más bajo desde la crisis financiera) y que se mantendrá en el 3,0% en 2020 y 2021. El PIB mundial creció un 3,5% en 2018.

La OCDE advierte de que la desaceleración afecta tanto a las economías de mercado avanzadas como a las emergentes, aunque su gravedad varía en función del peso del comercio en los distintos países.

En Estados Unidos, se prevé que el crecimiento disminirá al 2% en 2020 y 2021. En la zona del euro y en Japón, se espera un crecimiento de alrededor del 1%, mientras que la desaceleración de la expansión en China situará su crecimiento en el 5,5% en 2021, frente al 6,6% del año anterior.

Durante la presentación del informe de Perspectivas en París, Laurence Boone, economista jefe de la OCDE, ha indicado: «Sería un error pensar que estos cambios son factores temporales que pueden abordarse a través de la política monetaria o fiscal: se trata de cuestiones estructurales. Sin coordinación en comercio y fiscalidad global, y políticas claras para la transición energética, la incertidumbre seguirá estando presente y perjudicando las perspectivas de crecimiento».

Guerra comercial EEUU-China y Brexit, sólo parte de un debilitamiento por causas estructurales

Los dos años de escalada de enfrentamientos por los aranceles, principalmente entre EE.UU. y China, han afectado al comercio y están socavando la inversión empresarial, poniendo en peligro los niveles de empleo. Aunque se ha mantenido el gasto de los hogares, están apareciendo signos de debilitamiento. Las ventas de automóviles han caído con fuerza durante el último año.

El Informe muestra que el crecimiento de la inversión en el conjunto de los países del G20 (excluida China) se redujo de un 5% anual a principios de 2018 a sólo un 1% en el primer semestre de 2019. Se calcula que el crecimiento del volumen del comercio mundial de bienes y servicios se ha reducido al 1% este año, su tasa más baja desde 2009. Aunque se prevé un moderado repunte, se estima que seguirá siendo débil.

El informe OCDE sobre Perspectivas de la Economía Mundial publicado hoy advierte de que una nueva escalada de los enfrentamientos comerciales perturbaría las redes de suministro y afectaría a la confianza, el empleo y los ingresos. Asimismo, la incertidumbre sobre la futura relación comercial entre la UE y el Reino Unido plantea un riesgo adicional para el crecimiento, al igual que el elevado nivel actual de deuda de las empresas.

No obstante, subraya la OCDE, aunque la actual fragilidad de la economía mundial puede atribuirse en gran medida a decisiones políticas adoptadas de forma deliberada, también refleja cambios estructurales más profundos.

La digitalización está transformando los modelos de negocio, mientras que los cambios climáticos y demográficos ya están alterando los patrones de actividad existentes. Mientras tanto, China está reequilibrando su dependencia de las exportaciones y la industria manufacturera, orientándose en mayor medida hacia el consumo y los servicios.

Angel Gurría, Secretary-General, OECD. Photo : @ Stéphane Kyndt/ OECD

Angel Gurría, Secretario General de la OCDE. Fotografía: @ Stéphane Kyndt/OCDE

En su discurso en Pekín hoy 21 de noviembre de 2019, donde se reunió con el Primer Ministro de la RPC ,Li Keqiang,  y con otros jefes de organizaciones internacionales, el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, afirmó: «Las campanas de alarma están sonando alto y claro. A menos que los gobiernos tomen medidas claras para ayudar a impulsar la inversión, adapten sus economías a los desafíos de nuestro tiempo y construyan un sistema comercial abierto, equitativo y fundamentado en normas, nos dirigiremos hacia un futuro a largo plazo caracterizado por un bajo crecimiento y un descenso de los niveles de vida».

Reforzar la cooperación internacional es indispensable, particularmente, la necesidad de acordar unas normas transparentes y equitativas en materia de fiscalidad internacional y de comercio, indica la OCDE, al tiempo que se encuentra analizando cómo se puede orientar la financiación y la inversión pública para ayudar a cumplir objetivos a largo plazo, por ejemplo, y con ello conseguir que la sociedad se beneficie plenamente de los avances de la tecnología digital o facilitar la transición hacia un futuro con bajas emisiones de CO2 y otros gases con efecto invernadero.

Imagen sobre el titular.- Laurence Boone, Economista Jefe de la OCDE presenta el Informe OCDE de previsiones Económicas. Fotografía: OCDE/Victor Tonelli.

Links externos relacionados:

Informe sobre Perspectivas para la Economía Mundial (en inglés)

How worrying is the outlook for the global economy? (OCDE video en inglés)

OECD Economic Outlook (video de la conferencia de prensA) -en inglés-

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO