Unicaja absorbe Liberbank_01

La última fusión bancaria del año: Unicaja absorberá a Liberbank

2020 va a pasar a la historia financiera de nuestro país no sólo como el año de la pandemia de la COVID-19 sino también como el de las fusiones a la busca de la capitalización y rentabilidad en el sector bancario español.

Primero se anunció la absorción de Bankia por Caixabank, luego la fallida fusión BBVA-Sabadell y esta tarde, a dos días y unas horas de la Nochevieja los Consejos de Administración de Unicaja y Liberbank aprobaban el proyecto de fusión por absorción del «banco Liber (libre)» con sede en Madrid por parte del líder de la banca andaluza con central en Málaga.

La entidad resultante de la absorción de Liberbank por Unicaja, tendrá su cuartel general en Málaga y se convertirá, todavía pendiente de las aprobaciones regulatorias necesarias la operación entre Caixabank y Bankia, en el sexto banco español atendiendo al nivel de activos.

Liberbank desaparece, se disolverá sin liquidación y Unicaja sucederá universalmente a Liberbank en la titularidad de todos sus activos obligaciones. Los accionistas de Liberbank recibirán acciones de Unicaja a cambio de sus acciones en la entidad que desaparecerá.

Manuel Azuaga Presidente y Manuel Menéndez Consejero Delegado

Manuel Azuaga, Presidente del Consejo de Unicaja Banco, lo será del Consejo de Administración de la nueva Unicaja.
El nuevo Consejo de Administración, una vez constituido, designará como Consejero Delegado, en su primera sesión a Manuel Menéndez, actual Consejero Delegado de Liberbank. Menéndez tendrá la responsabilidad y funciones propias de dicho cargo en Unicaja Banco, reportando directamente al Consejo de Administración de la entidad fusionada.

A día de hoy Unicaja Banco y Liberbank se han consolidado, respectivamente, como la 8ª y 12ª entidad de crédito del sector bancario en nuestro país por nivel de activos (7ª y 11ª respectivamente, si se tiene en cuenta la integración de CaixaBank y Bankia).

La ejecución del proyecto de fusión aprobado esta tarde por los Consejos de administración de ambos bancos, que previsiblemente se llevará a cabo a mucho tardar en el segundo trimestre de 2020.

Manuel Azuaga (Presidente de Unicaja Banco). © Unicaja Banco

La operación todavía está pendiente de la aprobación por parte de las Juntas Generales de Accionistas de ambos bancos y de la de las Autoridades españolas y Europeas competentes, entre ellas la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, la cual ha objetado ya la fusión Caixabank-Bankia en el aspecto de las sucursales.

Cantan las ventajas sin precisar el cierre de oficinas y despidos

La entidad combinada se convertirá en la 6ª entidad de crédito del mercado español en términos de activos (la 5ª si se tiene en cuenta la integración de CaixaBank y Bankia), la 6ª en términos de depósitos (5ª si se tiene en cuenta la integración de CaixaBank y Bankia), y la 7ª en términos de crédito bruto a la clientela (6ª si se tiene en cuenta la integración de CaixaBank y Bankia).

El capital social de Unicaja Banco asciende en la actualidad a 1.579.761.024,00 euros, dividido en 1.579.761.024 acciones nominativas de 1 euro de valor nominal cada una, íntegramente suscritas y desembolsadas, pertenecientes a la misma clase y serie, representadas mediante anotaciones en cuenta y admitidas a cotización en las Bolsas de Valores de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao a través del Sistema de Interconexión Bursátil (Mercado Continuo).

A día de hoy el capital social de Liberbank asciende a 59.582.359,94 euros, dividido en 2.979.117.997 acciones nominativas de dos céntimos de euro de valor nominal cada una, íntegramente suscritas y desembolsadas, pertenecientes a la misma clase y serie, representadas mediante anotaciones en cuenta y admitidas a cotización en las Bolsas de Valores de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao a través del Sistema de Interconexión Bursátil (Mercado Continuo).

De acuerdo con el Proyecto de Fusión la operación reporta varias ventajas estratégicas a ambas entidades entre las que se cuentan el alcanzar un número de clientes mayor con una estructura de costes optimizada y que les permitirá abordar las inversiones de la transformación digital de forma conjunta.

Pero habrá economías de escala en forma de ajustes de plantilla

El proyecto de Fusión avanza que «tras la ejecución de la fusión, la entidad combinada completará el análisis de los solapamientos, duplicidades y economías de escala derivadas del proceso, sin que a esta fecha se haya tomado ninguna decisión en relación con las medidas de índole laboral que será necesario adoptar para proceder a la integración de las plantillas como consecuencia de la fusión.

En todo caso, la integración de las plantillas se llevará a cabo respetando los procedimientos legalmente previstos en cada caso y, especialmente, lo relativo a los derechos de información y consulta de los representantes de los trabajadores, manteniéndose con estos las correspondientes reuniones y negociaciones que permitan desarrollar la referida integración de las plantillas con el mayor acuerdo posible entre las partes.»

No obstante, Unicaja y Liberbank afirman que desde el punto de vista comercial la integración de Unicaja Banco y Liberbank permitirá a la nueva Unicaja ampliar su presencia al 80% del territorio español, con un reducido solapamiento en las áreas geográficas en las que están presentes en la actualidad los dos bancos y donde ambas entidades tienen un gran arraigo histórico.

Manuel Menéndez (Consejero Delegado de Liberbank y futuro Consejero Delegado de Unicaja Banco). © Liberbank

La complementariedad de la red de oficinas y zona de actuación de Unicaja y Liberbank permitirá a la entidad combinada, disfrutar de cuotas de mercado líderes en, al menos, cuatro comunidades autónomas.

Unicaja Banco aporta a la fusión una red nacional compuesta por más de 1.000 oficinas, un equipo integrado por más de 6.200 empleados, y cerca de tres millones de clientes.

El 80% de las oficinas de Unicaja se sitúan en sus dos mercados de origen: Andalucía y Castilla y León.

Constituido en 2011 por el Grupo Cajastur (que incluye el Banco de Castilla-La Mancha), Caja de Extremadura y Caja Cantabria, Liberbank es un banco minorista, especializado en los segmentos de familias, pymes y autónomos. Con implantación en toda España, no obstante el grueso de sus oficinas comerciales se sitúa en sus mercados de origen: Asturias, Cantabria, Castilla La Mancha y Extremadura.

Liberbank aporta a la fusión una red de alrededor de 2.600 oficinas y cajeros (1.300 cajeros) más de 3.000 empleados y más de 1.800.000 clientes.

Más anuncios de fusión para 2021

Es de prever que todavía en 2021 se produzcan nuevas concentraciones en el sector, tanto a nivel nacional como europeo, relacionadas en nuestro país con algunas de las entidades medianas que este año no han entrado por la senda de la fusión. Me refiero a Abanca, Kutxabank, e Ibercaja.

No parece probable que Banco Santander se sume al baile de fusiones, ocupado en digerir todavía la compra del Banco Popular que llevó a cabo en 2018.

Tras la ruptura de negociaciones entre BBVA y Sabadell, se dice que Abanca y el fondo de inversiones Cerberus rondan a la entidad catalana.

También se habla de una posible compra de Ibercaja por BBVA, aunque la entidad financiera aragonesa no se muestra proclive a fusiones y menos a perder su aragonesidad diluida en otro banco y menos con nombre vasco.

Parece que Ibercaja se las ha arreglado hasta ahora para capear el impacto COVID-19, pero lo tiene difícil para afrontar en solitario un escenario de tipos de interés a la baja, aumento de la morosidad y de la tasa de insolvencia tanto empresarial como entre los particulares debido al aumento de los niveles de desempleo y de hundimiento del PIB mundial, español y aragonés.

Por otro lado, aunque ni Europa ni el Gobierno pueden obligar a una entidad financiera privada no intervenida a fusionarse, el Banco de España, el BCE (Banco Central Europeo) y el Gobierno de Sánchez se muestran favorables a que continúe el proceso de concentración bancaria en Europa y especialmente en nuestro país.

Fundamenta la posición de BCE, BE y el Gobierno la necesidad de mejorar la eficiencia y reducir los costes operativos de los bancos en un entorno de prolongada reducción del margen de intermediación debido entre otros factores al mantenimiento de tipos de interés bajos, incluso negativos que se agudizará debido a la pandemia de COVID-19.

Imagen sobre el titular.- Oficina comercial de Unicaja Banco en Madrid. © Unicaja Banco.

Eastwind linlks relacionados:

CaixaBank y Bankia negocian fusión: Algunas consideraciones más allá del aumento de capitalización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias