El COVID-19 tendrá efectos devastadores en todas las economias del mundo, sin importar su grado de integración en las cadenas de valor globalizadas, advierte UNCTAD

Contracción de la demanda junto con desacoplamiento de las cadenas de valor globalizadas, principales riesgos que harán decrecer la IED en todo el mundo

Eva González Ginebra (Suiza), 26 marzo, 2020

A la luz de los últimos datos sobre la propagación de COVID-19, los contagios fuera de China, especialmente en Europa y los EE. UU., resulta evidente para la UNCTAD que los esfuerzos de mitigación de la pandemia y el bloqueo en todo el mundo tendrán efectos devastadores en todas las economías, independientemente de su mayor o menor integración en las cadenas de valor y suministro globales. Pero el efecto del descenso de la demanda será, con mucho, el factor más importante a la hora de hacer caer las inversiones a nivel mundial.

La ruptura en la cadena de suministro global parecía inicialmente la principal preocupación para las perspectivas de la inversión extranjera directa (IED). La evolución de la pandemia de COVID-19 muestra ahora que los efectos recesivos por culpa del coronavirus a nivel mundial serán aún peores y que el daño a a las cadenas de valor mundiales puede resultar más duradero a largo plazo de lo inicialmente esperado.

El impacto negativo real de Covid-19 superar ampliamente al surido por la crisis financiera mundial en 2008, advierte el Monitor Especial de la UNCTAD sobre Tendencias de Inversión considerando el impacto de la Pandemia de COVID-19 en la IED Global y las Cadenas Globales de Suministro.

Concretamente la UNCTAD ha pronosticado una reducción de la IED (inversión extranjera directa) entre -30% y -40% durante 2020 y 2021 a causa de la pandemia.
Las fusiones y adquisiciones transfronterizas alcanzaron una media de 1.200 ofertas al mes durante 2019 (con una media superior a 1.000 todos los meses). Hasta ahora el número de este tipo de transacciones ha caído hasta las 874 en febrero y hasta las 385 en marzo (datos actualizados a 20 de marzo). De acuerto con los pronósticos de la UNCTAD la tendencia indica que la disminución de las fusiones y adquisiciones transfronterizas llegará al 50% en marzo, y y bajará hata un 70% con respecto a los niveles del año pasado en abril.

De todos modos, el Monitor de la UNCTAD señala que existe un alto grado de incertidumbre a la hora de pronosticar los efectos de la pandemia de COVID-19 en la IED derivada de los efectos asimétricos que los diferentes factores negativos generarán en la inversi´´on extranjera directa global.
Cierto que se espera que el efecto negativo de la pandemia en la demanda será profundo, pero también lo es que una respuesta política eficaz podría impulsar la recuperación relativamente rápido cuando los planes de inversión en suspenso de momento por el COVID-19 se vuelvan a retomar.

La UNCTAD advierte además que el impacto a la baja generado por la contracción de la demanda puede desaparecer relativamente rápido, pero que el daño en la inversión vinculada a las redes de producción global podría ser más duradero, ya que existe el riesgo de desacoplamiento (que se aflojen los lazos entre los integrantes de la cadena de valor global) al regresar algunas empresas a las cadenas de suministro locales y debido a la «repatriación» de las fábricas en la medida en que las multinacionales intenten mejorar la resiliencia de sus cadenas de producción y suministro frente a situaciones como la que vivimos hoy, según advierten expertos de la UNCTAD.

El último Monitor de la UNCTAD recuerda que el riesgo de desacoplamiento no solo es una consecuencia del impacto disruptivo del COVID-19 en las cadenas de valor (China y otros países en desarrollo e han convertido en las «fabricas» del mundo). Este brazo económico de la ONU subraya que el desacoplamiento se había revelado ya como una tendencia al alza antes del brote de COVID-19. Esta tendencia podría haberse visto fortalecida debido a los efectos de la pandemia en algunos sectores, como el de la automoción, solo por citar un ejemplo.

Caen las previsiones de beneficio lo que reducirá la IED hacia y desde las multinacionales

Desde la primera semana de marzo un 61% de las empresas incluidas en el ranking UNCTAD de las 100 principales empresas multinacionales (EMN) ha reportado reducciones en las perspectivas de obtención de beneficios. Las 5000 principales empresas multinacionales del ranking UNCTAD representan una parte importante de la IED (inversión extranjera directa)mundial.

Un 57% de las empresas multinacionales advierte sobre el impacto negativo en las ventas a causa de la contracción de la demanda global causada por la pandemia. Estas advertencias se suman a las que ya habían hecho por la parada de la producción y la interrupción en las cadenas de suministro de las empresas con fuertes vínculos con China.

© UNCTAD

Los sectores que muestran el mayor descenso en el pronóstico de ganancias son Energía y Materiales Básicos (-208% para energía, con el shock adicional causado por la caída en los precios del petróleo); aerolíneas (-116%) y la industria de la automoción (-47%).
De hecho el de la Automoción fue el primer sector que publicó revisiones a la baja de beneficios e ingresos anticipando el el golpe a su negocio derivado de la ruptura de la cadena de suministro. Las industrias que ahora esperan verse afectadas por una disminución global de la demanda se están poniendo rápidamente al día con las revisiones a la baja de sus cifras de ingresos y beneficios esperados.

© UNCTAD

Como promedio los recortes en las proyecciones de beneficio ahora son más altas en los países desarrollados (-35%) en comparación con las economías en desarrollo (aproximadamente un -20%).
Las revisiones a la baja han sido particularmente fuertes en los Estados Unidos (las ganancias proyectadas disminuyeron un 50%) debido a la ponderación de las EMN del sector energético. Las minoraciones de las expecttivas de beneficio por parte de las empresas en Europa ahora también exceden las de las asiáticas.

Mientras que las multinacionales chinas han mejorado su pronóstico de ganancias del -26% al -21%, las multinacionales surcoreanas experimentaron la tendencia opuesta, empeorando las expectativas de ganancias del -20% al -29%. A menores ganancias, menor reinversión y menor gasto de capital.

UNCTAD pronostica reducciones en la IED entre el-30% y el -40%

El último Monitor sobre tendencias de la inversión de la UNCTAD muestra que la pandemia, las medidas de mitigación y los confinamientos que los gobiernos se están viendo obligados a imponer están afectando a todos los vectores que influyen en los flujos de inversión extranjera directa (IED, asaber:

a) Inversiones reales de capital.

b) Inversiones greenfield ( mediante la creación de una filial en el país de destino de la inversión) y las fusiones y adquisiciones se ven obstaculizadas por el cierre físico de los centros de trabajo y las fábricas y la desaceleración en la producción.-

Los nuevos proyectos de inversión generalmente son fruto de un largo período de gestación y presentan un ciclo de vida que puede abarcar décadas. Por esa razón muchos proyectos solo se retrasarán. Pero dependiendo de la severidad del impacto recesivo de la pandemia, los proyectos podrían descartarse o archivarse sine die.
Es probable que se retrasen los anuncios de proyectos nuevos (que se habían comunicado ya a la UNCTAD con el fin de que esta organización pueda identificar tendencias futuras).

c) Las fusiones y adquisiciones transfronterizas (fusiones y adquisiciones) se están retrasando y los nuevos anuncios de fusiones y adquisiciones van camino de caer hasta un 70% a nivel mundial en el primer trimestre de 2020.-

El proceso de ejecución de fusiones y adquisiciones ya anunciadas sufren retrasos que podrían dar lugar a desistimientos. Además, el precio de las acciones de empresas que habían sido objeto de planes de adquisición o que esperaban la aprobación regulatoria para una fusión ha experimentado grandes caidas en los mercados financieros.

El número de acuerdos de fusión y adquisición transfronterizos en todo el mundo alcanzó la media de las 1.200 al mes en 2019 este tipo de convenios cayó hasta los 874 en febrero y hasta 385 en marzo (datos actualizados a 20 de marzo). Se espera que las fusiones y adquisiciones transfronterizas experimenten una disminución del 50% en marzo y una caída del 70% con respecto a los niveles registralos año pasado en el mes de abril.

Resumiendo, las nuevas proyecciones de la UNCTAD relativas a la reducción de la IED se basan en:

1) La disminución de la IED y del capex de las 5000 empresas multinacionales más importantes incluidas en el ranking UNCTAD, experimentados después de la última recesión mundial.

2) Una disminución potencial del 50-70% en las fusiones y adquisiciones transfronterizas almenos en parte del año en curso.

3) la inmediatez del declive proyectado en las inversiones de capital, basada en los primeros datos reportados por China.

4) El efecto mecánico de la reducción en los beneficios de las multinacionales en el componente de ganancias reinvertidas que es uno de los componentes de la inversión extranjera directa (IED).

Aun así, la UNCTAD advierte de que la disminución de la IED dependerá al final de la gravedad y la duración de la pandemia en diferentes regiones y países, y del alcance de las medidas de contención que los gobiernos se vean obligados a implantar.

Y no menos importante, el alcance de la reducción en la inversión extranjera directa también dependerá de la naturaleza y la escala de los paquetes de políticas que la mayoría de los gobiernos ahora se encuentran preparando para apoyar sus economías nacionales. Estos paquetes determinarán la duración de la recesión y la velocidad de recuperación, subraya la UNCTAD.

Imagen sobre el titular.- Fuente de las imágenes. UNCTAD Investment Trends Monitor, publicado el 26 de marzo de 2020. Composición, © Eastwind.

Enlaces externos relacionados:

Monitor de tendencias de inversión de la UNCTAD publicado el 26 de marzo de 2020 (en inglés)

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO