Drones comerciales “hasta en la sopa” gracias al Proyecto europeo Safedrone

El Safedrone desarrollará los servicios que definirán el U-Space para drones que vuelen a 150 metros de altura o menos

Eva González Madrid (España), 17 diciembre, 2018

Indra ha anunciado hoy la puesta en marcha del Proyecto Safedrone, el cual abordará una de las mayores demostraciones de vuelo realizadas en Europa hasta la fecha con drones y aeronaves convencionales compartiendo un mismo espacio aéreo a baja altura (Very Low Level-VLL).

El Safedrone arranca con el objetivo de facilitar la irrupción de los drones en ciudades y entornos rurales para prestar todo tipo de servicios en la próxima década.

Financiado por la Unión Europea, a través de H2020 y SESAR JU, el proyecto es impulsado por un consorcio liderado por Indra e integrado por el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (FADA-CATEC), Israel Aerospace Industries, Unifly, la Universidad de Sevilla, ENAIRE (empresa pública de servicios de navegación y gestión del tráfico aéreo) y CRIDA (Centro de Referencia de Investigación, Desarrollo e Innovación en ATM).

Las empresas que forman el consorcio desarrollarán una serie de servicios innovadores, los cuales conformarán el llamado U-Space, un paso de gigante hacia el desarrollo de la operativa comercial de drones dentro de la Unión Europea.

Qué es el U-Space?

No tanto como a ponerlos en la sopa, pero la Unión Europea está decidida a avanzar rápidamente hacia el desarrollo del espacio aéreo común para los droness, el U-space, o lo que es lo mismo, un espacio aéreo seguro y con regulación legal armonizada en todos los Estados miembros para que los drones altamente automatizados puedan volar y operar hasta los 150 metros de altura con toda seguridad e integrados en el Espacio Aéreo Común junto con los aviones y otras aeronaves pilotadas.

Dron agrícola desarrollado por la Universidad de Sydney © The University of Sydney

El objetivo de la Unión Europea es que el U-Space esté listo y en marcha ya en 2019 para los servicios básicos como registro, e-identificación y geo-fencing. Sin embargo, otros servicios de U-Space y sus estándares correspondientes deberán desarrollarse en el futuro.
La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha estado trabajando con los Estados miembros y la industria para producir normas de seguridad efectivas en toda la UE que sean proporcionales al riesgo de la operación de drones. Estas normas que componen el Reglamento básico de seguridad de la aviación de la UE deben ser aprobadas por el Parlamento Europeo y el Consejo.

El último paso en este sentido y de impulsar el U-Space ha sido la adopción de la Declaración de Amsterdam el pasado 28 de noviembre de 2018.
Ya en una segunda fase, la Comisión, a través de la Empresa Común SESAR, debe financiar una serie de proyectos de aviones no tripulados, centrándose en la integración drones en el sistema de aviación. En esta segunda fase es donde se enmarca el Proyecto Safedrone.
Las demostraciones en el seno del mencionado proyecto Safedrone liderado por Indra ayudarán a definir el contexto operacional de los servicios para el U-Space.

Los ejercicios implicarán hasta ocho aeronaves de distinto tipo (drones y aeronaves ligeras de ala fija y rotatoria) volando simultáneamente en el mismo espacio.

Incluirán operaciones más de allá de la Línea de Vista del Piloto (en inglés BVLOS) en áreas rurales y semiurbanas, recreando situaciones como la entrega de materiales médicos, generación de mapas y control del uso del territorio. Todos los ensayos y vuelos tendrán lugar en el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS ubicado en Villacarrillo (Jaén).

Mantener un nivel de seguridad en las operaciones aéreas a muy baja altura requerirá un alto nivel de digitalización y automatización de un gran número de funciones.

El proyecto Safedrone pretende definir y detallar tanto servicios previos al vuelo (registro electrónico, identificación electrónica, planificación y aprobación de vuelo) como servicios a utilizar cuando la aeronave está en el aire (geolimitación o geofencing, seguimiento de vuelos, información dinámica del espacio aéreo y tecnologías automáticas para detectar y evitar obstáculos).

Test de un servicio de entrega de paquetería con drones llevado a cabo por Correos y Telégrafos en España (año 2015).© Sociedad de Correos y Telegrafos.

Los conceptos y tecnologías utilizadas se propondrán a los diferentes organismos de estandarización, como la Organización Europea de Equipamiento de Aviación Civil (EUROCAE) y la Asociación Global de Gestión de Tráfico de Sistemas Aéreos no Tripulados (GUTMA). Los mencionados conceptos y tecnologías también se comunicarán y propondrán como estándar a las autoridades aéreas reguladoras, como la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) o la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), con el fin de proporcionar datos que respalden la integración segura de los drones en operaciones a baja altitud.

Finalmente, y como último paso del plan para permitir y fomentar el desarrollo de la operativa comercial de drones dentro de la Unión Europea, la UE establecerá un grupo de expertos con el fin de actuar como caja de resonancia para el desarrollo posterior de la política europea de aviones no tripulados (drones).

Los drones ofrecerán una oportunidad de negocio de €10.000 millones para 2030

Violeta Bulc (Comisaria Europea de Transporte) dijo ya en 2017: “Los Drones significan innovación, nuevos servicios para los ciudadanos, nuevos modelos de negocio y un enorme potencial para el crecimiento económico. Necesitamos que la UE se coloque en el asiento del conductor y tenga un mercado seguro de servicios de drones en marcha para 2019. La UE debe asumir un papel de liderazgo mundial en el desarrollo del marco adecuado para que este mercado prospere, liberando los beneficios que puede proporcionar para sectores económicos clave “.

© European Union , 2018   /  Source: EC - Audiovisual Service   /   Photo: Anthony Dehez

Violeta Bulc (Comisaria Europea de Transportes). © Unión Europea , 2018 / Fuente: CE – Servicio Audiovisual/ Fotografía: Anthony Dehez

De acuerdo con los datos proporcionados por la Comisión Europea, los servicios de entrega a domicilio en áreas urbanas, la recopilación de datos para una amplia gama de industrias, las inspecciones de infraestructura, la agricultura de precisión, el transporte y la logística son solo algunas de las posibles aplicaciones de esta tecnología. Se espera que el mercado de servicios de drones crezca sustancialmente. Las estimaciones varían entre € 10.000 millones para 2035 y € 127.000 millones en los próximos años.

El estudio Markets and Markets, (2015), “Analysis & Forecast to 2020” pronostica que para 2020 el tamaño del mercado mundial de drones crecerá un 42% en agricultura de precisión, un 26% en medios y entretenimiento, un 36% en inspección y monitoreo de infraestructuras, y un 30% para actividades de ocio.
Las actuales normas europeas comunes solo cubren la operativa de drones que pesan más de 150 kg. Por debajo de este umbral, los Estados miembros son los responsables de regular.

Aunque las normas nacionales permiten que este tipo de servicios vaya desarrollándose, a menudo divergen y causan una fragmentación del mercado interno de la UE. Dicha fragmentación dificulta el desarrollo de nuevos productos, la rápida introducción de tecnologías y también puede crear riesgos de seguridad.

Por eso, en diciembre de 2015, la Comisión propuso crear un marco regulatorio a escala de la UE para drones como parte de su Estrategia de aviación. Conseguirlo requiere el establecimiento de un marco regulatorio, incluidos los estándares, y la integración segura de aviones no tripulados en el espacio aéreo. Esto último es lo que se pretende con el U-Space y el proyecto Safedrone.

Imagen sobre el titular.- El DRU drone de Domino’s Pizza. © Domino’s Pizza

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO