El PSOE dispuesto a «entregar el reino» a ERC por un «caballo» llamado investidura de Sánchez

El Presidente en funciones estrecha manos de Presidentes, políticos, altos dignatarios, científicos y empresarios de todo el mundo, se supone que no en nombre propio, sino de España, durante la COP 25 mientras su equipo de negociación parece dispuesto a «ceder el Reino por un caballo llamado investidura» durante el cuarto encuentro con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Un «críptico» comunicado de no más allá de siete líneas, nueve si incluimos el titular, ha informado a los Españoles y a los medios del contenido de unas negociaciones en las que un candidato a Presidente del Gobierno de todo el país, todavía no designado por el Rey, plantea un toma y daca con un partido independentista que lo que pretende es destruir la integridad territorial del Estado.

Y digo «críptico», por no decir clarísimo, si atendemos a las declaraciones previas a la reunión realizadas por la portavoz de ERC, Marta Vilalta.

Tres y son tres, como los objetivos de negociación «aireados» la víspera por ERC, los «avances» incluidos en el comunicado publicado hoy:

1.- «Constatamos avances en la definición de los instrumentos necesarios para encauzar el conflicto político sobre el futuro de Cataluña».

El primero de los objetivos de negociación de ERC mencionados por Vilalta ayer era:»concretar la mesa de negociación entre Cataluña y España»

Luego, cabe pensar que se ha avanzado a la hora de constituir esa mesa de negociación, con relator incluido, en pie de igualdad, de Estado a Estado, entre el Gobierno de España y la Generalitat de Catalunya de la que se habló en el encuentro de Pedralbes entre Pedro Sánchez y Quim Torra y luego quedó en agua de borrajas.

2.- Se habla de definir los mencionados instrumentos para encauzar el conflicto político «que deseamos abordar desde el respeto y el reconocimiento institucional mutuo»

Vilalta definía como segundo objetivo de la negociación «exigir respeto a las instituciones catalanas y sus máximos representantes».

Hasta aquí coincidencia al 100%, al menos nominal, entre PSOE y ERC. ¿Quiere esto decir que el PSOE vuelve a reconocer a Quim Torra o quizá incluso al fugado Carles Puigdemont como interlocutor válido en la mesa de negociación a la que se refiere el apartado anterior?.
¿Significa esto que lo acordado en el Parlament irá a misa diga lo que diga el Tribunal Constitucional?.
A mí y creo que a la mayoría de los españoles nos interesaría que lo expliquen claramente.

3.- «Durante la reunión se ha abordado la recuperación de derechos sociales, civiles y laborales, donde destacamos coincidencias notables».

La portavoz de ERC subrayaba ayer que el tercer objetivo que llevaba su partido al encuentro celebrado hoy era «reiterar que hay que poner fin a la vía represiva». Y dentro de la vía represiva Esquerra incluye claramente la vía judicial.

Marta Vilalta decía ayer mismo: «Queremos una solución política con todas las garantías, y eso pasa por abandonar la vía de la judicialización y la represión. Nuestras propuestas son muy claras y no tenemos prisa, ahora queda que Pedro Sánchez se mueva»

De momento el PSOE ha pasado de hablar de «problema de convivencia» a suscribir, negro sobre blanco, en este comunicado que hace falta resolver un problema político.

Por otro lado, los derechos sociales, civiles, políticos y laborales de los catalanes de a pie, sean independentistas, o no, continúan intactos, sólo queda pensar en aquellos políticos condenados por la sentencia del procés.

¿Están PSOE y ERC negociando un indulto?. ¿Quizá una aplicación tan benevóla del régimen penitenciario a los condenados en la sentencia del procés que quebraría el principio de igualdad de todos los españoles ante la ley?.

Prisa se estarían dando Pedro Sánchez y su equipo, si ésto es así, a privar de eficacia una sentencia nada menos que del Tribunal Supremo por delitos tan graves como los de sedición y malversación de caudales públicos. Y todo a cambio de ver cumplidas unas ambiciones políticas personales y de partido, a costa, incluso, de vulnerar o recortar el contenido del principio de separación de poderes. Un principio básico en cualquier democracia que se precie de serlo.

Mañana Pedro Sánchez acudirá a la consulta con SM Felipe VI. Si el Rey encarga la formación de Gobierno al líder del PSOE y Sánchez se empeña en continuar por la vía del pacto con Podemos y de la negociación con Esquerra lo menos grave que podría suceder es que el ahora Presidente en funciones no consiguiera el apoyo que necesita para ser investido como Presidente del Gobierno.

Y digo lo menos grave porque lo contrario pasa, o bien por que Esquerra renuncie, al menos de momento, a conseguir su objetivo final, que es la independencia de la República de Catalunya, o bien por que Sánchez y su equipo quebranten la Constitución accediendo a un referéndum sobre la independencia o a algo todavía más grave para el conjunto de los españoles.

El primer caso no parece probable y en el segundo, Sánchez lo tiene difícil para que sus actos y los de sus colaboradores no vulneren la Constitución de varias formas y maneras.

No caben dentro de nuestra Ley fundamental referendums de autodeterminación y tampoco actos encaminados a eliminar la integridad territorial de España. Para decidir sobre estas cuestiones hace falta el voto de todos los Españoles, la soberanía reside en el pueblo español, no en una fracción de los empadronados en Cataluña. Además la segregación de un territorio o el reconocimiento del derecho de autodeterminación requerirían de una reforma de nuestra Ley Fundamental que exige una mayoría cualificada en el Congreso de los Diputados. Y el Tribunal Constitucional ha sido claro sobre estos extremos.

Animado por la ambición personal y partidaria de gobernar no sólo en funciones Pedro Sánchez y su equipo se están moviendo en el escurridizo límite de la legalidad. Esperemos que no «resbalen» cayendo en el «lado oscuro», por la cuenta que nos trae a todos.

En cualquier caso, no parece que la investidura del líder del PSOE, si es que al final llega, vaya a producirse en diciembre como ambicionaban él y su partido. Esquerra habla de enero, y, según aseguraba ayer Vilalta ERC no tiene prisa.

Esquerra y PSOE han quedado en reunirse de nuevo, aunque la fecha y el lugar no han sido desvelados aún.

De momento, mientras ERC decide, España podría permanecer sin gobierno porque Sánchez se niega a explorar otras alternativas de pacto nada sospechosas de ir contra la Constitución. Cierto que estos otros acuerdos, por ejemplo, con PP y Ciudadanos, atarían corto su deriva populista durante una legislatura que, falta de estabilidad, se augura corta si se hace depender del apoyo coyuntural de Esquerra y de una multitud de partidos en las cámaras legislativas más fraccionadas de la historia de España.

Imagen sobre el titular.- A la izquierda: Marta Vilalta (Diputada de ERC en el Congreso de los Diputados); Gabriel Rufián (Diputado portavoz en el Congreso por ERC); y el tercer componente del equipo negociador por ERC. A la derrecha: El Ministro de Fomento en funciones y Secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos; la Vicesecretaria General, Adriana Lastra, y el Secretario de Organización del PSC, Salvador Illa -al fondo de la imagen).© PSOE.

Eastwind links relacionados:

PSOE y Unidas Podemos alcanzan pre acuerdo para formar un gobierno de coalición

El comunicado oficial informando sobre el avance de las conversaciones PSOE-ERC alcanzado el 10-12-2019

Links externos relacionados:

Rueda de prensa ofrecida por Marta Vilalta (ERC) el 9 -12-2019 (video)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

Close Bitnami banner
Bitnami