El euro cumplió 20 años

Segunda moneda del mundo, en la actualidad el euro es la moneda de 19 Estados miembros de la UE y otros 7 trabajan para implantarla

Eva González Bruselas (Bélgica), 2 enero, 2019

Ayer hizo exactamente 20 años desde que el 1 de enero de 1999 11 países miembros de la Unión Europea (UE) lanzaron una moneda común, el euro, y acordaron implantar una política monetaria compartida controlada por el Banco Central Europeo.

Aún joven, el euro ya es la moneda de 340 millones de europeos en 19 Estados miembros y siete más trabajan para conseguir entrar en la zona euro.
Las instituciones de la UE celebrarán el aniversario con una celebración oficial que tendrá lugar el próximo 3 de enero y algunos otros actos a lo largo de 2019.

La segunda moneda más importante del mundo

El euro ha recorrido un largo camino desde las primeras discusiones para implantarlo, a finales de la década de los sesenta, hasta hoy que se ha convertido en la moneda de 340 millones de europeos y que otros 175 millones de personas en todo el mundo lo usan.

Irish students dressed as euro banknotes and coins at a shopping centre in Dublin in November 2001.  Photo © BCE.

Estudiantes irlandeses vestidos de moneda y billete de euro en un centro comercial en Dublin (noviembre de 2001). Foto © BCE.

El euro ha llegado a posicionarse como la segunda moneda más importante del mundo. Alrededor de 60 paíseso bien vinculan su propia divisa al euro de una forma u otra o bien lo emplean. El euro constituye hoy por hoy una reserva de valor segura para los bancos centrales internacionales, lo eligen para emitir deuda en todo el planeta y es ampliamente aceptado como moneda o patrón valor en pagos y transacciones internacionales.

Querido entre los ciudadanos de la UE, dice el Eurobarómetro

La gran mayoría de los encuestados (el 74%) en la zona euro piensa que el euro es bueno para la UE. Un récord idéntico al registrado en 2017 que confirma que la moneda única europea no sólo cuenta con el apoyo popular sino que este apoyo se encuentra en su nivel más alto desde que comenzaron las encuestas en 2002.

El 64% de quienes participaron en el estudio dentro de la zona euro también opina que el euro es bueno para su país. Además el 36% de los europeos identifica a la moneda única como uno de los principales símbolos de la Unión Europea, el segundo con más alta considerción tan sólo superado por la libertad.

La moneda única en 19 Estados miembros y 7 más en camino

El 1 de enero de 1999, se lanzó el euro, que se convirtió en la moneda oficial de 11 Estados miembros. También se asignó al Banco Central Europeo y al Eurosistema la responsabilidad de decidir sobre la política monetaria. Transcurrido tres años en los que el euro aparecía en los extractos bancarios de los ciudadanos europeos junto con sus respectivas monedas nacionales, los billetes y monedas en euros llegaron a 12 países, lo que supuso el cambio monetario de mayor envergadura de la historia.

Los miembros originales del Eurosistema fueron Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, España y Portugal. Grecia se unió en 2001. Desde entonces, otros siete Estados miembros han introducido el euro (Chipre, Estonia, Letonia, Lituania, Malta, Eslovaquia y Eslovenia).

Tan pronto como cumplan con los requisitos necesarios para unirse a la unión monetaria (los criterios de convergencia), la eurozona ampliará su territorio incorporando el de nuevos Estados miembros.

Acordados en Maastricht por los miembros de la UE en 1991 como parte de los preparativos para la introducción del euro, los criterios de convergencia se definen formalmente como un conjunto de indicadores macroeconómicos que miden: Estabilidad de precios, para mostrar que la inflación está controlada; Solidez y sostenibilidad de las finanzas públicas, a través de los límites de los préstamos gubernamentales y la deuda nacional para evitar el déficit excesivo; Estabilidad del tipo de cambio, mediante la participación en el Mecanismo de Tipos de Cambio (ERM II) durante al menos dos años sin grandes desviaciones de la tasa central del ERM II; y las tasas de interés a largo plazo, para evaluar la sostenibilidad de la convergencia lograda al cumplir con los otros criterios.

Mapa de la eurozona y paises aspirantes a formar parte de ella.

Actualmente hay 9 Estados miembros de la UE en los que el euro no es la moneda oficial (Bulgaria, Croacia, República Checa, Dinamarca, Hungría, Polonia, Rumania, Suecia y el Reino Unido).

Dinamarca y el Reino Unido han negociado acuerdos de exclusión voluntaria y, por lo tanto, no serán objeto de una evaluación de convergencia hasta que la soliciten. Además, el Reino Unido ha estado negociando un acuerdo para dejar la UE de manera ordenada. De producirse el Brexit el reino Unido dejaría de ser miembro de la Unión.

De acuerdo con el último informe de convergencia relativo a 2018, Bulgaria, la República Checa, Croacia, Hungría, Polonia, Rumania y Suecia aún no cumplen con todos los criterios de convergencia necesarios para unirse a la zona euro.

El lanzamiento de la moneda única europea marcó la culminación de un largo viaje que había comenzado mucho antes. La agitación monetaria global de los años 70 y 80 a la que quedaron expuestos los miembros de la Unión exigió de soluciones a nivel europeo para lograr una recuperación económica. Además, con el establecimiento del mercado único, el uso de una moneda única facilitaba trabajar y comerciar dentro del espacio económico común.

Después de décadas de discusiones preliminares sobre cómo podría lograrse una Unión Económica y Monetaria, en 1988 se creó el Comité Delors, el cual, bajo la presidencia del entonces Presidente de la Comisión, Jacques Delors, examinó cuáles debían ser los pasos específicos y graduales hacia la implantación de una moneda única.

El acuerdo que los líderes políticos firmaron posteriormente en 1992 en Maastricht dio vida a la tan ansiada moneda única, basándose en el informe del Comité Delors y las negociaciones posteriores.

Como tal, la firma del Tratado de Maastricht se convirtió en un momento simbólico en la senda hacia el euro. En 1994, el Instituto Monetario Europeo (EMI) comenzó su trabajo preparatorio en Frankfurt para que el Banco Central Europeo (BCE) tomara las riendas de la política monetaria en la zona euro. Como resultado, el 1 de junio de 1998, el BCE comenzó a operar.

Profundizando en la UME

El euro proporciona beneficios tangibles a los hogares, empresas y gobiernos europeos, entre los que se incluyen: Precios estables, menores costos de transacción, que los ahorros se encuentran protegidos, mercados más transparentes y competitivos, y un aumento del comercio. Por eso hay planes para profundizar en la unión económica y monetaria (UME).

© Comisión Europea

A pesar de que todavía queda un largo camino por recorrer, se han logrado importantes avances en este sentido, como se muestra en la imagen que incluimos justo encima.

Tusk, Juncker, Tajani, Draghi y Centeno reflexionan sobre el presente y el futuro del euro

Los cinco presidentes de las Instituciones y Organismos de la UE más directamente responsables del euro (la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Banco Central Europeo y el Eurogrupo) han compartido sus reflexiones sobre los 20 años de la moneda única y su futuro.

Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo, dijo: “La creación del euro hace 20 años, junto con la liberación de Europa Central y Oriental y la reunificación de Alemania, fue un momento crucial en la historia europea. Nuestra moneda común se ha convertido en una poderosa expresión de la Unión Europea como una fuerza política y económica en el mundo. A pesar de las crisis, el euro se ha mostrado resistente, y los ocho miembros que se unieron a los 11 originales han disfrutado de sus beneficios. A medida que el mundo continue cambiando, seguiremos mejorando y fortaleciendo nuestra Unión Económica y Monetaria “.

Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea, dijo: “Como uno de los únicos signatarios del Tratado de Maastricht que aún sigue activo políticamente hoy en día, recuerdo las arduas y trascendentales negociaciones para el lanzamiento de la Unión Económica y Monetaria. Más que nada, recuerdo una profunda convicción de que estábamos abriendo un nuevo capítulo en nuestra historia conjunta. Un capítulo que daría forma al papel de Europa en el mundo y al futuro de toda su gente. Veinte años después, estoy convencido de que esta fue la firma más importante que he llevado a cabo. El euro se ha convertido en un símbolo de unidad, soberanía y estabilidad. Ha brindado prosperidad y protección a nuestros ciudadanos y debemos asegurarnos de que continúe haciéndolo. Por eso estamos trabajando arduamente para completar nuestra Unión Económica y Monetaria e impulsar aún más el papel internacional del euro “.

Los globos que se lanzaron frente al Consejo después de una ceremonia para marcar el establecimiento de los tipos de cambio entre el euro y las monedas de los Estados miembros de la zona del euro el 31 de diciembre de 1998, Bruselas. Foto © BCE.

Antonio Tajani, Presidente del Parlamento Europeo, dijo: “El euro es más popular hoy que nunca: tres de cada cuatro ciudadanos creen que es bueno para nuestra economía. Para que los europeos se beneficien plenamente de los empleos, el crecimiento y la solidaridad que debe aportar la moneda única, debemos completar nuestra unión económica y monetaria a través de una verdadera unión financiera, fiscal y política. Esto también permitirá a Europa proteger mejor a sus ciudadanos de posibles crisis futuras “.

Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, explicó: “El euro fue una consecuencia lógica y necesaria del mercado único. Facilita los viajes, el comercio y las transacciones dentro de la zona del euro y más allá. Después de 20 años, ahora hay una generación que no conoce ninguna otra moneda nacional. Durante ese tiempo, el BCE ha cumplido su tarea principal de mantener la estabilidad de precios. Pero también contribuimos al bienestar de los ciudadanos de la zona del euro desarrollando billetes seguros e innovadores, promoviendo sistemas de pago seguros, supervisando a los bancos para garantizar que sean resistentes y supervisando la estabilidad financiera en la euro zona”.

Mário Centeno, Presidente del Eurogrupo, subrayó: “La moneda única ha sido una de las mayores historias de éxito en Europa: no cabe duda de su importancia e impacto durante las dos primeras décadas de su historia. Pero su futuro aún se está escribiendo, y eso nos impone una responsabilidad histórica. El euro y la estrecha cooperación económica que conlleva ha evolucionado con el tiempo, superando los desafíos que se le han presentado en el camino. Ha recorrido un largo trecho desde el comienzo, y ha experimentado cambios importantes a raíz de la crisis para ayudarnos a dejar atrás las dificultades. Pero este trabajo aún no está terminado, requiere esfuerzos continuos de reforma en tiempos buenos y tiempos malos. No puede haber dudas de nuestra voluntad política para fortalecer la Unión Económica y Monetaria. Tenemos que estar preparados para lo que nos depare el futuro, se lo debemos a nuestros ciudadanos “.

Imagen sobre el titular.- © Unión Europea, 2018. Fuente: CE – Servicio audiovisual. Foto: Mauro Bottaro

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO