Osoro-Ase_portada

La crisis que vivimos es una convocatoria apremiante a sumar fuerzas, dice el Arzobispo Carlos Osoro

Su Ilustrísima Carlos Osoro (Obispo de Madrid y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española) lo ve claro a la luz de la doctrina de la Iglesia y la orientación del Papal. Y así se lo ha hecho saber el pasado 15 de abril a los miembros y amigos de ASE (Acción Social Empresarial): El entorno de crisis que nos ha tocado vivir, acentuado por la pandemia de la COVID-19 es «una convocatoria apremiante a sumar fuerzas, no a vivir cada uno por nuestra cuenta, sino a sumar fuerzas. El futuro, o se realiza con la suma y la concordia de todos los actores sociales, o, sencillamente, no habrá futuro, habrá otra cosa distinta.»

El Arzobispo de Madrid considera que: «La reconstrucción de nuestra sociedad, la salida de la crisis nos exige: Creatividad, generosidad y altura de miras.»
Para el Arzobispo Osoro es vital mantener la esperanza en este tiempo de pandemia. Mantener la gran esperanza que se basa en el mismo Cristo, como dice el Papa Francisco, a través de las pequeñas esperanzas.

«…El Papa Francisco nos invita en Fratelli Tutti a mirar las pequeñas esperanzas que permiten sostener lo que Benedicto XVI también nos decía, sostener la gran esperanza. Y una de ellas sois a mi manera de ver vosotros, los emprendedores y empresarios.»

«El paradigma de esta situación que vivimos con la pandemia ha cambiado completamente. Quizá nos hemos movido, todos los pueblos, con el paradigma del bien estar. Y la pandemia, un virus, nos ha puesto en otro paradigma que es el del cuidado, cuidarnos unos a otros. Este es el gran paradigma que tenemos que buscar en estos momentos. Coged este paradigma.»

Tiempos de crisis pero también de oportunidades para quienes miran con los ojos de Dios

«Debajo de los múltiples problemas que existen, y que son evidentes, de una aceleración de cambios sin precedentes, se esconden para quien tiene una mirada penetrante, capaz de contemplar la realidad con los ojos de Dios, con la pupila de Dios, un vergel también de oportunidades y una convocatoria apremiante a sumar fuerzas, no a vivir cada uno por nuestra cuenta, sino a sumar fuerzas. El futuro o se realiza con la suma y la concordia de todos los actores sociales, o, sencillamente, no habrá futuro, habrá otra cosa distinta,» señaló el Arzobispo de Madrid.

El Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (a la izquierda) junto con el padre capuchino Benjamín Echeverría (quien se encarga de la guía espiritual ordinaria en ASE). © ASE.

«…es bueno recordar , como señala el Papa Francisco: ‘El sálvese quien pueda no es la solución en momentos de crisis’.
La enseñanza social de la Iglesia y sus principios: Bien común, destino universal de los bienes de la Tierra, solidaridad, subsidiariedad y participación constituye una referencia ineludible,» señaló el Obispo Osoro.

Un paso al frente en estos tiempos de zozobra colectiva

«En ese sentido, yo creo que el momento en que vivimos está marcado, por supuesto, por la globalización, la digitalización, la diversidad, y se añaden crisis y transformaciones en la actividad económica que afectan sobre manera al trabajo y que introducen un clima generalizado de incertidumbre y una invitación, yo diría, a ese repliegue personal.
En este momento de miedos, inseguridad, de desmotivación y de zozobra colectiva, es cuando más valioso y significativo el dar un paso al frente. Es lo que en el fondo estáis haciendo vosotros, los empresarios, los emprendedores y en concreto los emprendedores católicos,» explicó el Arzobispo Osoro.

Cuando la realidad se desgaja de la ética, la catástrofe está servida

«Cuando tratáis de mantener la actividad empresarial a toda costa. Cuando procurais salvaguardar los puestos de trabajo contra viento y marea, cuando aportais que lucro no es la última ni la la única razón de ser del emprendimiento, además asumís una evidente responsabilidad económica y otra social de no menos envergadura, recordando que cuando cualquier ámbito de la realidad se desgaja del campo de la ética, cualquier ámbito, la catástrofe moral, social, económica, política y cultural está servida,» explicó el Arzobispo de Madrid.

Transformar desvinculación en fraternidad, algo fundamental

El Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. © ASE.

El Obispo de Madrid se ocupó del principal obstáculo para sobrevivir a la crisis, la desconfianza, el desapego, lo que llamó la gran desafección: «A las consecuencias de la crisis (2007-2008) se están sumando las pavorosas secuelas de la crisis provocada pro las COVID-19. Ello ha producido un retraimiento sin precedentes de la actividad económica y de la misma movilidad humana, con devastadores efectos, con el cierre de numerosas empresas, y la consiguiente y dolorosa pérdida de puestos de trabajo, aparte de la instalación en nuestra sociedad de un clima de crispación y de pérdida de confianza personal y comunitaria que viene alentada también por otros motivos. Este es el momento.»

«Según el Informe Global Edelman de Confianza 2019 España es el país europeo en el que los ciudadanos tienen menos confianza en las instituciones y el tercero más bajo de Occidente. Es un dato importante. Es preciso re crear las relaciones sociales desde la fraternidad y la amistad social que nos pide el Papa Francisco en la Encíclica Fratelli Tutti. Ello implica diálogo y encuentro, sin demonizaciones de ningún tipo; re crear redes de colaboración; re descubrir valores, y re generar las Instituciones evitando el riesgo de su deslegitimación. Por eso a mi modo de ver el momento en que vivimos es importante, y no menos el emprendimiento y la empresa al servicio del bien común. Por eso yo os animo a todos.»

«De la crisis económica y socio-sanitaria o salimos juntos o perecemos juntos. Por eso en la próxima campaña diocesana, yo he escrito una carta pastoral para la lucha contra el paro, tendrá como lema el empleo es cosa de todos. Y pretende ser una convocatoria a todos los actores sociales y económicos para poner cada cual lo mejor de sí mismo, relegando intereses particulares por legítimos que fueren. Salir de la situación actual, no para volver a lo de antes, sino para encaminarnos hacia algo nuevo, mejor y más justo. Esto requiere superar lo que llama el Informe Foesa la gran desvinculación. La fractura de los vínculos sociales, la incapacidad para el encuentro y el diálogo, y el olvido de la fraternidad humana.

Los trabajadores son el mejor patrimonio de la empresa: No despedir a nadie si no es imprescindible

«Hay que procurar la minimización de los despidos por las graves consecuencias que tienen. Porque como señala el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, y conoce cualquier directivo: Los trabajadores son el mejor patrimonio de la empresa.» Esto es algo que el Arzobispo de Madrid repitió una y otra vez durante su intervención añadiendo que el empleo es cosa de todos era precisamente el título de su próxima carta pastoral. Sobre el contenido de esta carta pastoral hemos hablado ya en el apartado dedicado a combatir la gran desafección.

Empresarios cristianos que pongan a las personas en el centro, esa es la clave

«No se trata de que haya unas finanzas cristianas, sino de que haya unos auténticos cristianos en el mundo financiero y en la administración y dirección de las empresas, que pongan a las personas y sus necesidades y derechos en el centro.
Así lo decía el Papa Benedicto XVI si lo recordais en aquella Encíclica Caritas y Veritate. En ella se proponían dos cosas relevantes que es bueno recordar en estos momentos: Poner en el centro de la economia y de las finanzas a la persona y procurar que la política, orientada al bien común, no se subordinase a los imperativos sólamente del mundo financiero,» Subrayó el Arzbispo de Madrid.

«… Necesitamos empresarios y emprendedores que sumen, una nueva relación precisamente entre el estado, el mercado, la sociedad civil y la iniciativa empresarial. Un modo armonioso en el que todos contribuyan al bienestar y procuren el bien común y la justicia social. Tenemos que consensuar como indicador ético la suerte de los más pobres y no el mero crecimiento o el desarrollo no entendido en el sentido integral.

Osoro-Ase_Osoro solo_foto de familia
De izquierda a derecha: Carlos Jiménez Muñoz (Miembro del Consejo de Dirección de ASE y responsable del Grupo Joven ASE);
Luis Hernando de Larramendi (Presidente de ASE); Carlos Osoro (Arzobispo de Madrid); y el padre capuchino
Benjamín Echeverría (quien se encarga de la guía espiritual ordinaria en ASE). © ASE.

«Es preciso compartir las buenas prácticas que muestren a todo el sector de la iniciativa privada que no dejar a nadie atrás, ser éticos y contribuir a la mejora de la sociedad y del medio ambiente son elementos identitarios del empresariado del Siglo XXI que genera no sólo beneficios espirituales, sino también materiales en términos de cuenta de resultados. Al menos debe de estar en la hoja de ruta de los líderes católicos en este sector del emprendimiento empresarial.»

«No olvidemos nunca», señaló Osoro, «que el desarrollo, el emprendimiento, la generación de riqueza en cualquier sector de la actividad productiva, comercial, o de servicios implica en nuestro caso la apertura, el cuidado y el contagio de la dimensión trascendente de la existencia.»

Sobre ASE

Presidida por Luis Hernando de Larramendi y con Carlos Jiménez como Vicepresidente, Acción Social Empresarial (ASE) es una asociación privada de Empresarios, Directivos y profesionales de la Empresa, constituida de acuerdo con las normas del vigente Código de Derecho Canónico, y erigida por la Conferencia Episcopal Española (CEE) en los años 50 como persona jurídica.
Los Estatutos de ASE incluyen tres objetivos fundamentales:

1.- Configurar desde una perspectiva cristiana la actividad del empresario y directivo de empresa y las estructuras empresariales más adecuadas a un orden social más justo y humano.

2.- Ayudar a sus miembros a asumir sus responsabilidades sociales, a promover y difundir la Doctrina Social de la Iglesia y contribuir a la aplicación de la misma en el ámbito socio-empresarial.

3.- Promover un orden social más justo y humano dentro del entorno propio.

Imagen sobre el titular.- Luis Hernando de Larramendi (Presidente de ASE) y Su Ilustrísima el Arzobispo de Madrid Carlos Osoro (a la derecha). © ASE

Links externos relacionados:

Video del webinar ASE del Cardenal Carlos Osoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias