Sede de CaixaBank en Madrid

CaixaBank plantea a los sindicatos un ERE para amortizar 8.291 puestos de trabajo, UGT se opone

Advertimos en Eastwind que podía suceder esto en el post sobre la fusión CaixaBank-Bankia y ahora la propia empresa lo anuncia oficialmente: CaixaBank pondrá en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 8.291 trabajadores.

Se trata de un ERE por motivos productivos y organizativos, «dadas las duplicidades y sinergias derivadas de la fusión y las circunstancias actuales del mercado», explica la entidad financiera.

Este ERE, uno de los más numerosos, si no el mayor del sector financiero español, no es la única medida que afectará a a plantilla de la entidad fusionada. La Dirección de CaixaBank ha presentado hoy una propuesta de cambios en las condiciones laborales de los empleados con el fin de «avanzar hacia un marco de condiciones sostenible y unificado, independientemente de la entidad de procedencia de cada empleado».

El sindicato UGT ha calificado el ERE de salvaje y vergonzoso, adelantado que CaixaBank pretende cerrar 1.534 oficinas.
El sindicato rechaza de plano el ERE. Dice que «la cifra de excedentes planteada es desproporcionada, y la forma en que pretenden canalizar las salidas rompe con las fórmulas de consenso utilizadas hasta la fecha» y que «la propuesta de la empresa hace inviable la voluntariedad, lo que nos aboca a despidos forzosos. Esta no es la propuesta que esperaba la plantilla.

«La Dirección opta por el camino de lo fácil, subraya UGT: La mejora de sus ratios de eficiencia vía costes de estructura. Mismos clientes con menos oficinas y menos empleados y empleadas»

Los trabajadores y trabajadoras de CaixaBank «se encuentran en una situación dramática y llena de incertidumbre respecto a la continuidad en sus puestos de trabajo, frente a una Entidad cuya pretensión es incrementar beneficios para sus accionistas sin plantear para ello otra alternativa que reducir los gastos salariales,» afirma el sindicato.

Habrá cambios a la baja en las condiciones laborales de los que se queden

La Dirección ha adelantado que cambios en las condiciones laborales para avanzar hacia un marco que la entidad califica de sostenible y unificado, independientemente de la entidad de procedencia de cada empleado.

Se trata de la unificación de medidas relacionadas fundamentalmente con aspectos complementarios de la remuneración y la previsión social, así como cuestiones vinculadas a la flexibilidad necesaria para avanzar en el modelo de negocio y mantener la sostenibilidad de la red rural.

Hasta la entrada en vigor de este nuevo marco, los empleados conservarán sus condiciones actuales. Una vez el nuevo marco esté vigente, se pretende, como norma general, que los empleados mantengan su remuneración actual, salvo que las nuevas condiciones acordadas supongan una mejora, en cuyo caso se aplicará con la progresividad que se acuerde.
Los nuevos empleados se someterán a las condiciones laborales modificadas.

Dos criterios para decidir quienes se verán afectados por el ERE

La entidad bancaria ha asegurado a los representantes legales de los trabajadores que serguirá dos criterios para decidir qué empleados quedane incluidos en el Expediente de Regulación de Empleo:

1.- Voluntariedad: Este será el criteri preferente, aunque siempre teniendo como límite máximo el cupo de excedente identificado en cada territorio o área funcional y estableciendo medidas que eviten el desequilibrio generacional.

Por este motivo, el porcentaje de personas trabajadoras mayores de 50 años que se adscriban voluntariamente al plan de bajas no podrá superar el 50% del total de salidas.

El comunicado de UGT precisa cómo piensa aplicar la entidad financiera este criterio:
Rechazará las solicitudes de adscripción voluntaria al ERE en tres casos: a)Que se haya alcanzado el excedente para cada ámbito funcional y territorial; que el % de mayores de 50 años adscritos a la medida sea superior al 50% del total de adscripciones; y que a juicio de la entidad sea necesario el mantenimiento de la persona en la entidad.

2.- Meritocracia: El criterio que se aplicará en segundo lugar, tras el de voluntariedad que garantice el equilibrio generacional.

Según el desglose de UGT elsegundo criterio se aplicará del siguiente modo: En caso de no cubrirse el excedente con peticiones voluntarias se incluirán en el ERE los trabajadores: a) Con peor desempeño profesional durante los últimos años; b) menores competencias o idoneidad para el desempeño; menor polivalencia funcional
Por último existe un tercer criterio de que no habla CaixaBank en su comunicado: La adscripción a la medida de baja indemnizada a quienes se encuentren en EIC (Excedencia Incentivada) con derecho a reingreso en noviembre de 2021.

Indemnización y acompañamiento para encontrar un nuevo trabajo

La Dirección de Caixabank ha realizado una propuesta de indemnización para las personas que sufran la extinción de su contrato laboral con la entidad financiera fusionada.

Según explica UGT, las propuestas de la Dirección para las salidas en función de la edad a 31 de diciembre de 2021 y antigüedad a la fecha de extinción del contrato:
1.- Personas trabajadoras de 63 o más años de edad: 20 días de salario total por año de servicio con el tope de 12 mensualidades.
2.- 58 años y menos de 63 años, con una antigüedad igual o superior a 15 años: 50% del salario regulador hasta los 63 años, abono del convenio especial Seguridad Social (sin revalorización) hasta misma fecha, y descuento del desempleo (y en su caso del subsidio).
3.- 55 años y menos de 58, con una antigüedad igual o superior a 15 años: 50% del salario regulador multiplicado por 4.
4.- Resto: indemnización de 25 días de salario regulador por año de servicio con el tope de 18 mensualidades.
El banco se compromete a proporcionar además a los afectados con un plan de recolocación y acompañamiento con el fin de facilitar su incorporación y adaptación a un nuevo puesto de trabajo, que será absolutamente diferencial y del que se dará más detalle en próximas reuniones.

UGT pide que el Gobierno tome cartas en este asunto

«La aprobación dada a la fusión por parte del Gobierno (16,1% de participación) no puede convertirse en un cheque en blanco para realizar los ajustes propuestos por la Dirección.
En el contexto de crisis sanitaria y económica en el que nos encontramos, un Gobierno Progresista como el actual no puede avalar el despido de tal cantidad de trabajadores y menos en los criterios pretendidos por la Dirección de CaixaBank, expulsando del mercado laboral a personas con un horizonte lejano a su jubilación y con escasas posibilidades de reinserción laboral».

Imagen sobre el titular.-

Eastwind links relacionados:

CCOO convocará movilizaciones contra los 3.800 despidos anunciados por BBVA

CaixaBank y Bankia negocian fusión: Algunas consideraciones más allá del aumento de capitalización

CaixaBank desvela nuevo Consejo de Dirección para después de la fusión

La última fusión bancaria del año: Unicaja absorberá a Liberbank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias