Google retiró 1.700 millones de `malos anuncios´ en 2016

Google informa que en 2016 retiró 1.700 millones de anuncios porque infringían sus políticas publicitarias. La cantidad alcanzada supone más del doble que en 2015. Este es el contenido del Informe Bad Ads (Malos Anuncios) publicado por la compañía hoy.

Google también ha informado de grandes progresos por lo que respecta a la retirada de malos anuncios móviles. En 2016 los sistemas del gigante tecnológico han detectado y eliminaron más de 23.000 anuncios de auto clic en las diversas plataformas de Google, cifra que supone un gran incremento con respecto a 2015.

Los principales tipos de anuncios malos eliminados y actuación contra los malos sitios

Anuncios de préstamos vinculados con el sueldo del usuario, anuncios «trick to clic», anuncios de productos ilegales , anuncios engañosos y anuncios que intentan engañar al sistema (en especial los «tabloid cloakers»), constituyen las principales categorías o tipos de malos anuncios detectados y eliminados por Google en 2016.

Cuando Google encuentra un anuncio que infringe sus políticas, lleva a cabo las acciones necesarias para retirarlo y, a veces, procede contra el anunciante, dependiendo del tipo de infracción cometido. Pero si el asunto guarda relación con los productos, servicios o contenidos que promociona el anunciante, Google también actúa contra el sitio web al que accede el usuario cuando hace clic en un anuncio.

El desglose de actuaciones contra los malos sitios durante 2016 queda como sigue: Google procedió contra 47.000 sitios fraudulentos por promoción de contenidos y productos relacionados la pérdida de peso; contra más de 15.000 sitios y eliminó 3 millones de anuncios en 2016 por contener software y malware no deseados dentro de sus contenido; eliminó más de 6.000 sitios y 6.000 cuentas por intentar vender bienes falsificados, como, por ejemplo, relojes de diseño falsos.

La nueva política de AdSense emitida en 2016, permite a Google actuar contra los sitios que engañan a los usuarios con sus contenidos.

© Google.
© Google.

El cambio de política vino motivada por el incremento de sitios que ofrecían información falsa sobre quiénes eran y sobre su contenido a los usuarios de Internet.

Desde noviembre a diciembre de 2016 la multinacional tecnológica analizó 550 sitios sospechosos de hacerse pasar por organizaciones de noticias y que, por lo tanto, podrían infringir sus políticas. Terminó actuando contra 340 de ellas por infringir las mencionadas políticas (tanto por falsificación de identidad como por otros fraudes) y cerca de 200 editores fueron retirados permanentemente de la red de Adsense.

Muchos propietarios de sitios web utilizan las plataformas publicitarias de Google, como AdSense, para hacer dinero, incorporando anuncios de Google en sus sitios y contenidos. La empresa tiene unas estrictas políticas sobre los sitios que pueden mostrar anuncios a los usuarios, así como dónde deben aparecer éstos. Las políticas de Google apuntan a evitar que los anuncios aparezcan en sitios con contenidos dañinos inapropiados o engañosos. Cuando un editor las infringe Google puede hacer que sus anuncios se muestren en su sitio o incluso puede llegar a eliminar su cuenta.

Mejora de los sistemas de detección «un cuento de nunca acabar» imprescindible

Lo que ha propiciado que Google haya podido hacerlo sin morir en el intento es, como siempre sucede en esta empresa, la tecnología. Hay que tener en cuenta, dice la tecnológica, que si tan sólo hubiera tenido que invertir un segundo en retirar cada uno de los «malos anuncios» que ha dado de baja en 2016 habría tenido que invertir 50 años para conseguirlo.

© Google.
© Google.

Según explica la multinacional, la lucha contra los malos anuncios, los malos sitios y contra los estafadores ha experimentado un gran salto adelante gracias a la mejora de los sistemas de detección y a la colaboración con la Coalition for Better Ads (entre otras iniciativas). No obstante, aunque la tecnológica ha logrado retirar más anuncios en 2016 que nunca, la batalla no acaba aquí. A cada mejora en la detección introducida, los estafadores invierten y desarrollan mecanismos más refinados para engañar a los sistemas de detección.

Aunque la carrera hacia adelante nunca acaba, Google subraya que luchar contra los malos anuncios es esencial para crear una web sostenible y abierta de la que todos podamos beneficiarnos. La mejora de la experiencia publicitaria en Internet es una es de prioridad alta para nuestras empresas, concluye el comunicado oficial de Google.

Imagen sobre el titular.- © Google.

Links externos relacionados:

Informe Google sobre lucha contra los malos anuncios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias