Estalla el primer gran escándalo de espionaje industrial en el aparentemente idílico y colaborativo mundo tecnológico de Google.

Tras la compra de Otto por Uber, Waymo, la empresa dedicada al desarrollo del automóvil de conducción autónoma de Google, ha decidido demandar a ambas compañías por robo de secretos industriales.
El conflicto ha surgido porque, según dice Waymo, tiene evidencias de que Otto y Uber se han apropiado y están empleando partes clave de la tecnología de conducción autónoma desarrolladas por Waymo, concretamente el LiDAR (Ligt Detection and Ranging).

El LiDAR permite detectar y esquivar objetos a Waymo. LiDAR hace esto possible emitiendo millones de rayos láser contra los objetos del entorno y despues midiendo el tiempo que tarda la luz enn ser reflejada. De este modo el sistema compone un cuadro en 3D del mundo real.

“Nuestra compañía matriz, Alphabet, ha trabajado durante largo tiempo con Uber en muchas areas y no hemos tomado esta decisión a la ligera. Sin embargo, dados los hechos abrumadores que prueban que nuestra tecnología ha sido robada, no tenemos otra elección que defender nuestra inversión en el desarrollo de esta tecnología única”.

Waymo subraya que en 2016 Uber compró una start-up fundada hacía tan sólo 6 meses llamada Otto y que nombró a su fundador (antiguo empleado del proyecto de coches de conducción autónoma de Google) como cabeza de tecnología de conducción autónoma en la startup. El antiguo empleado de Google ahora al frente del proyecto de conducción autónoma de Otto se llama Anthony Levandowski.

Por otro lado, Waymo informa de que ha recibido recientemente un e-mail inesperadamente, en el cual uno de los proveedores de Waymo, especializado en la fabricación de componentes para LiDAR, les adjuntaba, como por error, los dibujos de los que se suponía iba a ser el circuito LiDAR de Uber.

© Waymo.

© Waymo.

Por lo visto, estos planos, salvo en la línea del diseño, presentan una semejanza alarmante con el LiDAR de Waymo.

Por último Waymo dice que tiene constancia de que Anthony Levandowski, tan sólo seis semanas antes de dejar su puesto en Google, descargó más de 14.000 archivos de diseño altamente confidenciales relativos a varios sistemas de hardware desarrollados para Waymo, entre los que se incluían el LiDAR y el cuadro de circuitos del vehículo autónomo de Google.

Waymo explica que para conseguir descargar los documentos Levandowski instaló un sowftware específico en su portátil de empresa, que una vez descargados los documentos confidenciales los trasladó a un disco externo conectado al portátil que le habia proporcionado Google y que luego intentó borrar cualquier prueba de sus maniobras ilegales limpiando y reformateando el disco duro del ordenador.

Imagen sobre el titular.- El coche de conducción autónoma de Google con su nombre, Waymo sobre la carrocería. © Waymo.

Eastwind links relacionados:

Honda y Waymo negocian alianza en el campo de los vehículos de conducción autónoma

Eastwind links relacionados (edición inglesa):

Google self driving car project turns into Waymo company