Sánchez anuncia elecciones anticipadas, aunque “el Gobierno seguirá trabajando hasta el último minuto”

El líder del PSOE se dedica a "vender" durante más de 40 minutos un programa basado en unos PGE deficitarios en más de €3.000 millones según la Airef

Eva González Madrid (España), 15 febrero, 2019

Después de que el Congreso de los Diputados rechazara el miércoles pasado los Presupuestos Generales del Estado, el Presidente del Gobierno (Pedro Sánchez) ha anunciado en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario celebrado hoy en Moncloa que ha decidido anticipar la convocatoria de elecciones generales al 28 de abril de 2019.

La convocatoria de elecciones en la mencionada fecha supone que las Cámaras (Congreso de los Diputados y Senado) quedarán disueltas el 5 de marzo. De haber terminado normalmente la legislatura, se habrían celebrado los comicios en 2020.
A pesar de que quedan tan sólo 3 semanas hasta la disolución de las Cámaras legislativas, Sánchez ha prometido al final de la rueda de prensa en la que leyó la declaración institucional en la que explicaba los por qués de la convocatoria de elecciones anticipadas: “Vamos a trabajar hasta el último minuto de la legislatura”.

Para dar miedo, sobre todo teniendo en cuenta que Sánchez se mostró muy orgulloso de que durante sus escasos 8 meses de mandato su Gobierno ha aprobado “25 Reales Decretos Leyes” y “Ha desbloqueado la tramitación de 13 leyes en el Congreso de los Diputados”.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la declaración institucional anunciando la convocatoria anticipada de elecciones que ha realizado en La Moncloa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario el 15 de febrero de 2019. Imagen, Pool Moncloa/Fernando Calvo

El ansia por gobernar, de este Presidente del Gobierno encaramado en La Moncloa a golpe de moción de censura, nos puede salir más que cara a los españoles y al partido que le suceda en el Gobierno si se da el caso de que el PSOE no gana las próximas elecciones o Sánchez no se las ingenia de nuevo para volver al sillón a base de pactos con cualquiera que le quiera apoyar cueste lo que cueste.

De momento, la elección del 28 de abril como fecha para celebrar las elecciones generales multiplicará los costes derivados de los procesos electorales previstos ya para 2019 y que con las generales adelantadas ascenderá a alrededor de €175 millones. La única forma de reducir el coste sería hacer coincidir en el llamado super domingo todos los procesos electorales pendientes (elecciones a las Comunidades Autónomas, las locales, las europeas y las elecciones generales). Haciendo coincidir todas las citas se conseguiría alguna economía de escala en conceptos como los de seguridad pública, escrutinio, correos y Administraciones Públicas.

Pablo Casado (Presidente del PP). © PP

El líder del PP, Pablo Casado ha criticado la fecha elegida por el Presidente del Gobierno precisamente porque se multiplican los gastos en comicios en un año cargado ya de citas electorales.

¿Cuánto piensa aumentar Sánchez el nivel de endeudamiento de España hasta las elecciones?

Este empeño de “trabajar hasta el último minuto” es precisamente lo que más debería preocuparnos a todos, si tenemos en cuenta el desbalance que ha provocado ya el Gobierno Socialista al aprobar de forma anticipada por la vía del Real Decreto Ley acciones, políticas y reformas que han incrementado el gasto público sin que este aumento se vea compensado con la consiguiente subida de ingresos prevista en unos presupuestos que no verán la luz, no sólo por razones políticas, sino también por infumables desde el punto de vista económico.

Dejemos aparte los claims populistas propios de una campaña electoral irresponsable desde el punto de vista económico y vayamos al análisis puro y duro de las cuentas con las que el PSOE pretende avalar su programa. De acuerdo con las proyecciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) publicadas ayer, tan sólo la medida adoptada por el Gobierno Sánchez de mantener el poder adquisitivo de las pensiones (la vinculación de la subida de las pensiones a la inflación) sin que vaya acompañada esta medida de otras que la compensen supondrá una presión sobre el gasto que implicará un aumento en la deuda pública de unos 50 puntos de PIB en los próximos treinta años.

Porcentaje de la deuda pública española sobre le PIB de nuestro país. Proyecciones de Airef. © Airef.

En este escenario, afirma la Airef, la nueva previsión del gasto en pensiones provocará un cambio cualitativo en la dinámica de la ratio de deuda, situándola en torno al 130% del PIB en un horizonte de 30 años, si se mantiene constante el saldo primario de 2018 en los distintos subsectores de las AdministracionesPúblicas. Es decir, manteniendo los presupuestos de Rajoy.

Un verdadero disparate, si tenemos en cuenta que el ratio de endeudamiento sobre PIB no debería superar el 60% para considerar que la economía española presenta un nivel de endeudamiento saludable.

Nivel de ingresos que se alcanzarían con las medidas fiscales incluidas en los PGE 2019 del Gobierno del PSOE (previsiones del gobierno vs. previsiones de la Airef. Captura del video de la intervención del Presidente de la Airef, José Luis Escrivá, en la Comisión de Presupuestos del Congreso.© Airef.

El pasado 29 de enero la Airef explicaba además en la Comisión de Presupuestos del Congreso de lso Diputados que el objetivo de déficit marcado por el Gobierno Sánchez para 2019 en los PGE fallidos era del -0,3% cuando la Autoridad de Responsabilidad Fiscal Independiente fijaba como deseable para la buena recuperación de la economía española un -0,1%.

También dejó claro José Luis Escrivá (Presidente de la Airef) que la Autoridad de Responsabilidad Fiscal Independiente consideraba que los ingresos derivados de las medidas fiscales a implantar previstas en los PGE socialistas rechazados por el Congreso no eran realistas. La Airef calculaba como posibles unos ingresos de €2.908 millones frente a los €5.654 millones que el Gobierno de Sánchez esperaba ingresar con un conjunto de medidas fiscales que incluían: La Reforma al alza del Impuesto de Sociedades, el incremento de tipos para las rentas más altas del IRPF, Nuevas figuras impositivas (impuesto sobre transacciones financieras y sobre determinados servicios digitales), Impuesto a los hidrocarburos, IVA, Impuesto de Patrimonio y la lucha contra el fraude.

Me he centrado tan sólo en las previsiones de la Autoridad Fiscal Independiente, pero el Banco de España tampoco considera realistas las previsiones de ingresos incluidas en los Presupuestos rechazados el miércoles pasado en el Congreso. Lo mismo sucede con la Comisión Europea.

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la declaración institucional anunciando la convocatoria anticipada de elecciones que ha realizado en La Moncloa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario el 15 de febrero de 2019. Imagen, Pool Moncloa/Fernando Calvo

Resumiento, que esos PGE “benéficos” de Sánchez, que según él fueron rechazados por razones ideológicas y partidistas tan sólo, en realidad hubieran dejado al país con una deuda, con una carga que después habrían tenido que pagar todos esos españoles y españolas de los que tanto parece preocuparse el Presidente del Gobierno actual.

Pedro Sánchez decía esta misma mañana: “¿Qué se espera de un Gobierno? Pues que gobierne, que tome decisiones, que apruebe unos presupuestos. Y si esos presupuestos, pues no encuentran el apoyo parlamentario, pues habrá que pedir a los españoles la voz y el voto para que nos den una nueva mayoría parlamentaria que permita sacar adelante tantas urgencias sociales que durante 7 años han sido postergadas. Llámenme clásico, pero sin presupuestos uno no puede gobernar.”

Resultaría encomiable la preocupación social del Presidente del Gobierno, muy conveniente desde el punto de vista electoral, por cierto, si su Gobierno no se hubiera decidido a planear gastos careciendo de una previsión de ingresos realista para sufragarlos sin necesidad de endeudar el país aún más.

Llámenme clásica si quieren, pero en mi opinión, nadie, y menos un Gobierno, debería gastar lo que no produce o no puede recaudar, salvo que esté seguro de que le tocará la lotería, o espere que le condonen la deuda, o esté dispuesto a que le intervenga el país la Unión Europea. Y ya se sabe que las intervenciones de la UE vienen seguidas de ajustes en el nivel de pensiones, etcétera, etcétera. Basta con mirar a Grecia y otros países miembros en su misma situación de bancarrota pública.

Porque aparte de ideologías, la realidad es que ese bonito y bien intencionado programa que nos vende Sánchez nos endeudaría a la larga por encima de lo asumible y, después, el diluvio.

El líder del PSOE no descarta volver a pactar con los independentistas

A la pregunta ¿Cómo piensa conformar esta nueva mayoría absoluta. Lo haría de nuevo con los independentistas o lo haría con Ciudadanos?, Pedro Sánchez contestó: “Vamos a ver. ¿Por qué no dejamos que hablen primero los españoles?. No creo que sea importante. Hacemos un ejercicio, defendemos nuestras propuestas y después, en función de cómo sean las mayorías parlamentarias, …”. Resumiendo, que el líder del PSOE no descarta ninguna posible alianza parlamentaria que le pueda conducir de nuevo a La Moncloa, incluido el pacto con los grupos independentistasy Podemos, o incluso con Ciudadanos…
No parecen pensar lo mismo que Sánchez los independentistas y Albert Rivera.

Elsa Artadi (Portavoz de la Generalitat del Govern de Catalunya). Captura del vídeo de su comparecencia ante la prensa el 15 de febrero de 2019. © Generalitat de Catalunya.

Hoy, Elsa Artadi (portavoz de la Generalitat de Catalunya) decía en rueda de prensa que “España será ingobernable mientras no afronte el problema político de Cataluña” y calificaba de “fracaso” la convocatoria de elecciones por parte de Pedro Sánchez. Artadi ha considerado el adelanto de las elecciones generales como una “cesión a la ultraderecha”. El Presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra dejaba claro hoy mismo además que no apoyarían de nuevo a Sánchez.

Albert Rivera (Ciudadanos).© Ciudadanos

Albert Rivera, líder de Ciudadanos ha asegurado que no pactará con el PSOE de Sánchez y hoy subrayaba en un tuit: “El Gobierno Frankenstein ha muerto, pero Sánchez tratará de resucitarlo como sea.”

Sobre el veto de Rivera, el Presidente del Gobierno saliente dijo en la rueda de prensa: “Respecto a los vetos y en fin, todas estas cosas, a mí me sorprende que me pongan a mí un cordón sanitario y que no se lo pongan a la ultradrerecha. Pero bueno, esto ya, cada cual elige los amigos con los que ir.”

Imagen sobre el titular.- El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la declaración institucional anunciando la convocatoria anticipada de elecciones que ha realizado en La Moncloa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario el 15 de febrero de 2019. Imagen, Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.

Eastwind links relacionados:

El Congreso se niega a tramitar los polémicos Presupuestos Generales del Estado de Sánchez

Sánchez aclara que la subida del SMI no incrementará las cotizaciones a la Seguridad Social de los autónomos

Borrador de Presupuestos Generales del Estado 2019.- La Comisión Europea a penas ha opinado, porque no puede

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO