TTP.- El acuerdo Juncker-Trump frena una guerra comercial en ciernes

EEUU y la UE comienzan una nueva etapa en la senda hacia la Asociación Trans Atlántica aunque queda mucho por discutir

eastwindadm , 26 julio, 2018

El Presidente de la Unión Europea, Jean Claude Junker, y el Presidente de los EEUU , Donald Trump, firmaban ayer un acuerdo que se ha presentado como la solución a la guerra comercial que se cernía entre la Unión Europea y Estados Unidos, tras el anuncio de la imposición de grandes aranceles a las importaciones en EEUU al aluminio y al acero procedente de la UE.

Aunque todavía lejos de la rúbrica del TTP (Trans Atlantic Trade Partnership -Asociación de Comercio transatlántica-), ambos dignatarios establecieron una agenda con cinco objetivos específicos y acordaron además resolver la cuestión de los aranceles sobre el acero y el aluminio comunitarios y los aranceles comunitarios en respuesta a los primeros.

Teniendo en cuenta el contenido de uno de los tweets publicados por Cecilia Malmström (Comisaria Europea de Comercio), en este punto la Unión Europea podría proponer a EEUU tratar de solucionar el problema firmando acuerdos para controlar el exceso de producción y el exceso de capacidad para la fabricación de acero en todo el mundo, en lugar de hacerlo a base de imposición de aranceles por parte de EEUU y de las correspondientes medidas compensatorias por parte de la UE y otros países.

“Fuera, en Washington. Estaré con @JunkerEU durante el encuentro con @realDonaldTrump para discutir nuestras relaciones comerciales y tratar de des-tensar la situación. Deberiamos trabajar juntos para combatir las sobre capacidad, encarar la reforma de la OMC, etc.”, dice literalmente el tweet de la Comisaria de Comercio.

La declaración conjunta publicada tras el encuentro Trump-Juncker en Washington subraya que el comercio bilateral EEUU-UE asciende a la cifra de $1 trillon y que ambas partes cuentan en conjunto con un mercado de 830 millones de ciudadanos y producen el 50% del PIB mundial, de ahí la importancia de llegar a un acuerdo.

Objetivo  “triple cero”

Ambos Trump y Juncker explican en la decalaración conjunta tras su reunión que ambas partes se han comprometido a trabajar juntas hacia una situación de cero aranceles, cero barreras no arancelarias y cero subsidios para los productos industriales excepto los de automoción. Igualmente se dice en la declaración que EEUU y la UE trabajarán para reducir las barreras y aumentar el comercio de servicios, productos químicos, productos farmacéuticos, productos médicos y soja.

Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comision Europea y Donald Trump (Presidente de EEUU) en La Casa Blanca el 25 de julio de 2018, para discutir las relaciones comerciales EEUU-UE. © Unión Europea 2018 / Fuente: Servicio Audiovisual de la Comisión Europea/ Foto: Etienne Ansotte

“Esto abrirá mercados para agricultores y trabajadores, aumentará la inversión y conducirá a una mayor prosperidad tanto en los Estados Unidos como en la Unión Europea. También hará que el comercio sea más justo y más recíproco.” subraya el documento.

Segundo objetivo.- Cooperación en materia energética

Por lo que se desprende de la decalaración conjunta, la cooperación estratégica en materia de energía consistirá en que la Unión Europea quiere importar más gas natural licuado (GNL) de los Estados Unidos con el fin de diversificar su suministro de energía. Nada se ha dicho sobre pactos referentes a la compra de petróleo estadounidense o sobre la no adquisición de petróleo de otros países ni se ha dicho nada sobre la colaboración estratégica en el sector de las energías renovables.

Tercer objetivo.- Establecimiento de estándares comunes

Juncker y Trump acordaron iniciar un diálogo sobre estándares comunes que permita facilitar el comercio, reducir obstáculos burocráticos y tambien costes. Cuestiones como las grandes diferencias en la regulación de epecificaciones de seguridad de determinados productos o sobre alimentos transgénicos será vital para que el comercio entre EEUU y la UE sea fluido.

Cuarto objetivo.- Protección conjunta para las empresas de ambas partes contra practicas desleales y reforma del tratado OMC

Ambas partes han acordado unir fuerzas para proteger mejor a las empresas estadounidenses y europeas de las prácticas desleales de comercio que sufren o las acechan en otros países. En esta senda explican Juncker y Trump, ” trabajaremos estrechamente con socios afines para reformar la OMC (Organización Mundial del Comercio) y para enfrentar prácticas comerciales desleales, incluido el robo de propiedad intelectual, las transferencisa forzadsa de tecnología, los subsidios industriales, las distorsiones creadas por las empresas estatales y el exceso de capacidad”

Teniendo en cuenta las declaraciones de Trump relativas a la prácticas como la falta de protección adecuada de la propiedad intelectual, las transferencias forzadas de tecnología etc…de las que ha venido acusando a China, prece que la UE y EUU hubieran firmado el establecimiento de un frente común frente a este país asiático. De los tweets de Cecilia Malström sobre la reunión parece desprenderse que de eso se trata precisamente.

El tweet de Paul Ryan (Portavoz de La Casa Blanca) retuiteado por Malmström dice literalmente: “Trabajando juntos podemos eliminar las prácticas de comercio desleales de países como China. Conversé con la Comisaria de Comercio de la UE @MalmstromEU sobre cómo podemos llegar a un acuerdo para bajar los aranceles y las barreras al comercio, evitando la escalada de tensiones comerciales”

Un grupo de trabajo y una tregua para lograr los objetivos marcados

EEUU y la UE han acordado crear inmediatamente un Grupo de Trabajo ejecutivo del que formarán parte los asesores más cercanos a Trump y los expertos responsables de comercio de la UE que se encargarán de sacara adelante la agenda conjunta con los cuatro objetivos mencionados más arriba.

El Grupo de Trabajo identificará medidas a corto plazo para facilitar los intercambios comerciales y evaluar las medidas arancelarias existentes.

Ambas partes han acordado una “tregua”, es decir no aprobarán nuevos aranceles ni medidas contrarias al espíritu del acuerdo firmado por Juncker y Trump mientras el Grupo de Trabajo esté funcionando y ninguna de las partes decida terminar las negociaciones en curso.

Trump canta victoria con las exportaciones de soja

El Presidente de EEUU, Donald Trump, parece más que satisfecho con el resultado de la visita de Juncker y con el acuerdo alcanzado. Así lo demuestra, al menos por el momento, a través de varios tweets publicados en @realDonaldTrump, su cuenta personal oficial en Twitter

“Las Naciones de la Unión Europea estarán abiertas a los Estados Unidos y al mismo tiempo se beneficiarán de todo lo que estamos haciendo por ellos. Hubo gran calidez y sentimiento en la sala: ¡se ha logrado rápidamente un avance que nadie pensó que era posible!”, dice Trump

“Gran reunión sobre comercio hoy con @JunckerEU y representantes de la Unión Europea. Hemos llegado a un entendimiento muy fuerte y todos creemos en el no a los aranceles, a las barreras y a los subsidios. E l trabajo para elaborar documentos ya comenzó y el proceso está avanzando…” explica el Presidente de EEUU en otro de sus tweets.

Donald Trump (Presidente de EEUU). Fuente de la imagen, perfil oficial de Donald Trump en Facebook

“Los repesentantes de la Unión Europea me dijeron que comenzarían a comprar inmediatamente soja de nuestros estupendos agricultores. También comprarán grandes cantidades de Gas Natural Licuado (LNG)”, dice en el último de ellos.

Si es cierto lo que dice Trump, la UE se habría resignado a mantener su dependencia de las importaciones de soja del exterior, que son enormes, y se emplean principalmente para alimentar al ganado de todo tipo que se cría en Europa.
De los 31,2 millones de toneladas de soja que se utilizaron en la UE entre 2015 y 2016, sólo una tonelada y media se cultivó en la Unión Europea.

No parece muy probable, a pesar de lo pactado en Washington, que la UE vaya a dar luz verde a las importaciones masivas de soja estadounidense, al menos sin negociar algunos aspectos como la cuestión de la soja transgénica (la regulación estadounidense y europea sobre la materia es muy diferente) cuya producción se encuentra más que extendida en Norteamérica.

Por otro lado, habrá que negociar también el progreso de proyectos como como el Danubio Soja , que con el fin de reducir la dependencia de las importaciones pretende incentivar que los agricultores de paises ribereños de este gran río europeo como Eslovaquia, Hungría, Croacia y Serbia dedicaran sus tierras al cultivo de soja no transgénica como forma de propiciar el desarrollo económico de la Europa del Este. En junio de 2017 14 paises miembros (Alemania, Hungría, Austria, Francia, Holanda Italia, Polonia, Croacia, Rumania, Eslovenia, Eslovaquia, Finlandia, Grecia y Luxemburgo) firmaban la “Declaración Europea de la Soja”. No parece que sea este punto algo que pueda cambiar de la noche a la mañana como prece dar a entender Trump.

Pasada la primera euforia habrá que ver si el Presidente de los Estados Unidos está dispuesto a negociar o pretende imponer sus propias reglas. Esperemos que decida negociar en lugar de “romper la baraja” como viene haciendo cada vez que algo no le conviene del todo…por la cuenta que nos trae a todos.

Imagen sobre el titular.- Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comision Europea y Donald Trump (Presidente de EEUU) en La Casa Blanca el 25 de julio de 2018, para discutir las relaciones comerciales EEUU-UE. © Unión Europea 2018 / Fuente: Servicio Audiovisual de la Comisión Europea/ Foto: Etienne Ansotte

Eastwind links relacionados:

Declaración conjunta Trump-Juncker tras la reunión (video)

Declaracion conjunta EEUU-UE (2570772018) -en inglés-

La UE toma medidas contra los aranceles de Trump a las importaciones de acero y aluminio

Trump retira a EEUU del TPP y negociará acuerdos de comercio bilateralmente

La política de Trump, uno de los principales riesgos para la economía global

PUNTUAR ARTÍCULO
Cargando…
COMPARTIR ARTÍCULO